Die Heuning Pot Literature Guide
Cite This Page
 
To Go
El color púrpura
El color púrpura
de Alice Walker

Celie

Celie como víctima

Al comienzo del libro, Celie es, una víctima por completo: su padre la viola repetidas veces, le quitan a su hijo, la venden en matrimonio a un hombre como sirvienta, no como esposa. La única persona a quien quiere, y la única persona que la quiere, es su hermana Nettie. Y luego también son separadas.

De hecho, la novela comienza como resultado de sus problemas; su padre la amenaza para que no le cuente a nadie acerca de las continuas violaciones, a nadie a parte de a Dios. Así que Celie va y le confiesa a Dios sus penurias. Por mucho tiempo, Dios es el único con quien Celie habla, ya que está aislada física y emocionalmente la mayor parte del tiempo en que transcurre el libro.

Durante una buena parte de la novela, Celie es completamente pasiva. Después se encuentra a otra mujer que le dice que tiene que levantarse y luchar, pero Celie siente que es mejor sobrevivir solamente que luchar y arriesgarse a morir. Sin embargo, hay ciertos acontecimientos que la llevan a levantarse. Celie se demuestra a sí misma que está dispuesta a pelear por la gente que quiere. Aún siendo una víctima oprimida por su padre, Celie se sacrifica y se le ofrece con tal de dejar en paz a Nettie. Aunque de modo más discreto, Celie también pelea por Shug. Cuando el padre del Sr.__ critica a Shug, Celie se rebela silenciosamente escupiéndole el agua que luego el hombre tomaría. Si hay algo que irrita a Celie es que se metan con la gente que ella quiere.

Eventualmente, Celie deja su miedo atrás. Aunque el Sr.__ la golpea desde hace años, Celie no encuentra las fuerzas suficientes para hacer algo hasta que se entera de que él intencionalmente ha estado separándola de Nettie por décadas. Este abuso emocional, tanto para ella como para Nettie, es lo que hace que se de cuenta de que puede dejar al Sr.__ y lo hace.

Celie y el Amor

Por años de maltrato y aislamiento, Celie pasa buena parte de la novela emocionalmente cerrada. Está cerrada no solo porque necesita desesperadamente a alguien que la ame, sino porque necesita a alguien a quien amar. Está atrapada en un espantoso matrimonio en donde su esposo la considera una sirvienta que no merece la pena querer, y sus hijastros son malos. Pero finalmente, alguien le demuestra cariño: Shug Avery.

Shug es mala, y Celie lo admite, pero Shug es alguien para querer. Con gentileza y cariño, Celie cuida de Shug Avery hasta que se cura. A medida que Celie se abre al fin al amor, se va haciendo más adorable; como a la conclusión a la que alguna vez llegaron en una conversación el Sr.__ y la propia Celie: cuando comiences a querer a la gente, “la gente comenzará a quererte a ti.”

Pues, Shug quiere a Celie también. A través del amor de Shug, Celie comienza a darse cuenta de que vale, lo que incrementa su posibilidad de amar a otras personas. Al finalizar la novela, Celie ama a más personas que nunca. Cuando Nettie finalmente regresa a casa, Celie le presenta a Albert (Sr.__) y a Shug como “su gente”, esencialmente la familia que ama.

Next Page: Corrine
Previous Page: Alphonso

Need help with College?