We have changed our privacy policy. In addition, we use cookies on our website for various purposes. By continuing on our website, you consent to our use of cookies. You can learn about our practices by reading our privacy policy.
© 2016 Shmoop University, Inc. All rights reserved.

Luz y oscuridad

Contrario a lo que se piensa, la luz no simboliza necesariamente bondad pura o iluminación. Al menos no aquí. La visión de Conrad es tan oscura que ni siquiera confía en la luz. Tanto es así, que Marlow hace el siguiente comentario: "la luz del sol también puede ser hecha para mentir". De hecho, la luz a menudo da paso a la oscuridad en la novela. Hay varios ocasos, sumiendo al mundo en la noche. La oscuridad, claro, representa lo desconocido, a lo que hay que temerle: el mal, el silencio, la locura y la muerte. Luego tenemos la blanca y sepulcral ciudad en Londres, el blanco marfil en la jungla, y la espeluznante mujer vestida de negro. Todo se complica más cuando consideras el hecho de que Marlow compara al hombre blanco con el hombre negro, y que Marlow concluye (potencialmente) que estos hombres son lo mismo. Si eso es verdad, la luz es oscuridad, la oscuridad es luz, y todo es un gran desastre.

Advertisement