Cite This Page
 
To Go
El gran Gatsby
El gran Gatsby
de F. Scott Fitzgerald

Jay Gatsby

Orígenes: Jimmy Gatz

Mucho antes de que Gatsby fuera el “gran,” era un niño de un pequeño pueblo con grandes sueños. Tenemos datos de la historia del pasado verdadero de Gatsby cuando la novela está bastante avanzada, pero cuando al final nos enteramos, enriquece muchísimo la real tragedia humana que es su vida y su muerte. Resulta que el Gatsby anterior al West Egg no era un “joven rajah” (que en la lengua Hindi significa “joven rey”) como pretendía ser; al contrario, era solo un niño de Dakota del Norte sin conexiones, ni dinero ni educación. Podemos ver el James Gatz original y su álter ego como la otra parte de un espejo mágico; de un lado está el Gatz, el ciudadano de a pie, y en la otra, Gatsby, un fabulosamente adornado, el imposiblemente perfecto reflejo de los sueños y fantasías de un niño pobre.

Entonces ¿quién era el verdadero James Gatz (Jimmy) y cómo se convirtió en Jay Gatsby? Aparentemente, aun antes de tener los medios, Jimmy Gatz tuvo un plan; sus deseos de escapar a sus circunstancias y hacerse un nombre por su cuenta. Esta motivación temprana demuestra la misma determinación y pasión que vemos en su nueva encarnación, Gatsby. La confianza de su padre en las motivaciones de Jimmy, aun años después, es desgarradora y reveladora; desde una edad temprana, Jimmy sabía que era capaz de grandes cosas, quizás hasta destinado para ellas. Entonces pareciera que pasa toda su juventud entrenando para su gran irrupción, y al llegar el punto, en el yate de Dan Cody, él ya estaba preparado.

El hombre: Jay Gatsby

Jimmy Gatz murió cuando remaba al bote de Cody, y también un hombre nació, Jay Gatsby. Este personaje inventado por él mismo, es demasiado para ser verdad, y, como con Nick, nos genera cierto escepticismo al principio. Cuando lo conocemos, Jay Gatsby es un hombre con mucho dinero, muchos conocidos, y pocos amigos; los rumores que circulan a su alrededor lo hacen ver como una clase de superhéroe o súper villano. La historia de una juventud aventurera y sus heroicidades en la guerra, son demasiado ridículas para ser verdad, pero apoya todo en evidencias suficientes como para convencer a Nick, así que al final le creemos. El mito que el propio Gatsby propaga, es seductoramente emocionante, queremos creer que alguien tan increíble como Jay Gatsby puede existir en el mundo, aunque estemos seguros de que es imposible.

El glamoroso Jay Gatsby parece no poder estar más alejado del pequeño niño de pueblo que fue una vez, pero las similitudes entre Gatsby y Jimmy Gatz emergen a través de la novela. Al final del libro, una vez que todas las piezas del rompecabezas se vuelven a juntar, tenemos el retrato de un hombre, esparcido en dos imágenes. Gatsby demuestra una espectacular determinación y enfoque en sus objetivos, algo verdaderamente increíble. Sea su meta salir de Dakota del Norte o sea volver con Daisy, Gatsby todo lo logra con una tenacidad impresionante. Tenemos la sensación de que no se le olvida nada, y su visión del pasado sea quizá más clara que su visión del presente (y ciertamente del futuro). Esto nos lleva a su increíble sentido de la lealtad, algo que ninguno de los otros personajes que aparecen en este mundo deshonesto y tramposo que nos dibuja Fitzgerald, parece tener. Gatsby es indefectiblemente leal a las personas que quiere; su padre, Dan Cody o Daisy. El problema es que no siempre recibe a cambio la misma lealtad. Aunque Gatsby parezca mundano, quizás desagradable, y hasta corrupto, en el fondo es increíblemente inocente, y es esa inocencia la que lo hará tan irresistible y, finalmente, tan trágico.

La leyenda: El Gran Gatsby

Esta es la pregunta del millón de dólares: ¿qué es lo que hace del Gran Gatsby un individuo grandioso? En la superficie, Gatsby/Gatz es un tipo cuyos rasgos de avaricia, misterio y pasado cuestionable lo hacen fascinante y repulsivo a la vez. La gente que va a sus fiestas se siente feliz de participar en su riqueza, pero todos están seguros de que hay algo ilegítimo en él. Esta sensación de misterio es una buena parte de la máscara pública del Gran Gatsby, la gente se siente intrigada por él, pero pocos pueden ver su verdadero rostro.

Nick es uno de esos pocos, quizá la única persona que llega a entender realmente a Gatsby. Para Nick lo que hace “grandioso” a Gatsby no es solo la extravagancia de su estilo de vida y el enigma fascinante de su riqueza, sino su verdadera personalidad. Nick poco a poco se da cuenta de que a Gatsby, en su corazón, no le importa la riqueza o el estatus social o nada de lo que lo rodea en su mundo superficial. A Gatsby lo motiva el mejor –y también el más tonto- de los sentimientos: el amor.

Desde este punto de vista, el amor de Gatsby por Daisy es lo que lo empuja a reinventarse a sí mismo, no la avaricia ni la ambición, y al final del día, esta meta impoluta y sincera pone a Gatsby por delante de la gente mundana que lo rodea. A pesar de que trató de cumplir su “sueño incorruptible” por una mala vía, a veces con maneras deshonestas, todavía nos acercamos a esta historia comprendiéndolo; quizá haya sido un imbécil por momentos, pero es un imbécil por amor. Aunque la imagen que creó de sí mismo se construyó de la nada, la honestidad emocional de Gatsby, el eterno optimismo y la simplicidad de su corazón, irónicamente lo apuntan como la única persona real en una multitud de farsantes. Como dice Nick, Gatsby “es mejor que todos esos imbéciles juntos”.
¿Cuál es tu impresión de Gatsby? ¿Estás de acuerdo con Nick?

Next Page: Jordan Baker
Previous Page: George Wilson

Need help with College?