© 2014 Shmoop University, Inc. All rights reserved.
El gran Gatsby

El gran Gatsby

de F. Scott Fitzgerald

Jordan Baker

Al final, quizás Nick esté medio enamorado de Jordan, pero consistentemente la describe como una cínica, que ha visto demasiado y ha escuchado demasiado como para ser engañada por alguien. Y quizá sea por su deshonestidad que sabe mejor que nadie en el libro que las apariencias son engañosas.

Jordan es posiblemente la menos importante de los personajes principales del libro, pero su personaje contrasta con el de Daisy Buchanan. Aparece por primera vez en la casa de los Buchanan, una mujer joven sin muchas aspiraciones. En muchas formas, ella personifica el concepto de “tedio”, es aburridísima, excepto por su activa carrera en el golf. Cínica y dura, engaña para ganar en su primer torneo; lo que es, en sí mismo, una evidencia de su practicidad. Al final, ella y Nick terminan “juntos” (por decirlo así) y Nick menciona lo agradecido que está de que no sea como Daisy. Eso quiere decir que no es el tipo de chica que se queda en el pasado, una chica “demasiado lista para llevar sueños, ya olvidados, de una era a otra.”

Pero Daisy y Jordan no son polos opuestos después de todo, y ese es el lugar de Jordan en esa “multitud podrida”, que sirve de cuña entre Daisy y Nick. Bueno, quizá. Tenemos una explicación diferente en el análisis de Nick, así que elige. Pero no puedes discutirnos el hecho de que Jordan es igual de indiferente que Daisy. Daisy “aplasta cosas” y luego “se retira […] en una enorme indiferencia” Esa última palabra ¿te parece familiar? Nick le dice a Jordan que es “indiferente” y después de un breve intento de negarlo, le da básicamente un “lo que tú digas” a cambio. Cruelmente dice que las demás personas se tienen que quitar de su camino. Quizá sea ésta la razón por la que a Nick no le gusta, pero la razón por la que la acepta es por lo que dice: “Odio a la gente indiferente.” Después de todo, parece que tienen algo en común.

Advertisement
Advertisement
Advertisement