unigo_skin
© 2014 Shmoop University, Inc. All rights reserved.
 
El guardián entre el centeno

El guardián entre el centeno


Análisis

El cuaderno de Phoebe y más sobre la técnica de narración de Holden, aunque todos pensábamos que no era posible

Antes de que Holden despierta a Phoebe, se sienta y lee su cuaderno del colegio (lee esa parte, no está muy lejos del comienzo del capítulo 21). Holden, como el lector, lo encuentra entrañable, dice que “los cuadernos de los niños lo matan” y añade que podría “leer ese tipo de cosas […] todo el día y toda la noche”. Pero ¿Por qué le gusta tanto? Fíjate en esto:
¿Por qué hay tantas fábricas de enlatados en el sureste de Alaska?
Porque hay mucho salmón.
¿Por qué hay allí unos bosques tan extensos y valiosos?
Porque tiene el clima adecuado para ellos.
¿Qué hace nuestro gobierno para ayudar al esquimal de Alaska?
Averiguarlo para mañana.

Phoebe Weatherfield Caulfield
Phoebe Weatherfield Caulfield
Phoebe Weatherfield Caulfield
Phoebe W. Caulfield
Sra. D. Phoebe Weatherfield Caulfield

¡Por favor, pásale esto a Shirley!
Shirley, dijiste que eras sagitario, pero no eres más que tauro. Tráete los patines cuando vengas a casa.
Holden tiene un punto, el cuaderno de Phoebe es la expresión de pensamientos menos falsa que hemos visto en la novela. Lo que hace que sus anotaciones sean tan atractivas son su falta de pretensión y de falsedad; Phoebe simplemente escribió exactamente lo que pensaba. La gente mayor podría avergonzarse por el hecho de inventarse un nuevo segundo nombre, o podrían ser muy reservados para escribir tres signos de exclamación.

Y ahora los fuegos artificiales: para aquellos que piensan que el mismísimo Holden es un “falso”, piensen en la presentación de su narrativa en El Guardián entre el Centeno: es completamente honesta. Aunque le mienta a otros acerca de su edad, abiertamente nos revela que “tengo un vocabulario muy pobre” y “actúo como si fuera más joven de lo que soy” (Si es mentira, no parece ni manipulador ni intencional, aunque puede ser que lo haga de forma inconsciente y accidental). Así que, de alguna forma, la narrativa de Holden es como el cuaderno de Phoebe, es lo que cualquier chico puede pensar.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
back to top