* Site-Outage Notice: Our engineering elves will be tweaking the Shmoop site from Monday, December 22 10:00 PM PST to Tuesday, December 23 5:00 AM PST. The site will be unavailable during this time.
Dismiss
© 2014 Shmoop University, Inc. All rights reserved.
El guardián entre el centeno

El guardián entre el centeno

de J.D. Salinger

Mr. Antolini

Vamos directo al grano: ¿El Sr. Antolini se le insinúa o no a Holden? La respuesta es… que no queda claro. Pero podemos argumentar hacia ambos lados.

Definitivamente hay algo. Sabemos que la esposa del Sr. Antolini es mucho mayor que él, fea, y que tiene mucho dinero. Aunque se besen mucho en público, nunca están en la misma habitación juntos, lo que nos hace pensar que en público se muestran de una forma, mientras que en la privacidad están casados por pura conveniencia. Si esto es verdad, podríamos decir que, aunque esté casado, el Sr. Antolini es gay.

El Sr. Antolini le dice “apuesto” a Holden antes de irse a la cama, luego se sienta a su lado en la oscuridad (mientras Holden duerme) y le acaricia la cabeza. Luego dice que es algo casual, pero qué es eso de “Estoy aquí sentado, simplemente admirando.” ¿Admirando? Claro que pareciera que Holden le atrae. Cuando lo atrapan y lo acusan, el Sr. Antolini intenta llevar la atención hacia Holden, acusándolo de ser un “niño muy, muy extraño”.

Por otra parte, Holden y el Sr. Antolini han sido amigos desde hace mucho tiempo, y ambos son obviamente muy cercanos. Jugaban tenis juntos, el Sr. Antolini salía con los padres de Holden, y podemos decir por lo que dice, que en realidad se preocupa por quien fue su estudiante. Quizás, le dice “apuesto” a Holden para sonar amigable. Quizás el Sr. Antolini estaba inquieto porque el chico no podía dormir. Quizás simplemente estaba pensando en su futuro (el de Holden) cuando despertó, lo exagera todo, y se va armando una rabieta exagerada.
Por cómo pasa todo, tenemos que elegir no solo cómo interpretar la escena, sino cómo interpretar el comentario siguiente de Holden “Cuando algo pervertido como eso pasa, comienzo a sudar como un imbécil. Ese tipo de cosas me han ocurrido cerca de veinte veces desde que era un niño.” ¿Veinte veces? Holden es propenso a exagerar, pero… ¿Veinte veces?

Ahora lo que tenemos que averiguar es a qué se refiere exactamente Holden cuando habla de comportamientos “pervertidos”. Si lo que ocurrió tiene un tinte sexual, y si esas cosas le han pasado varias veces a Holden, podemos entender por qué ve el sexo como algo degradante, quizás haya sido víctima de abuso o insinuaciones sexuales en varias ocasiones. Por otra parte, si Antolini no actúa de forma sexual, y si Holden cree que los comportamientos normales son “pervertidos”, entonces el problema lo tiene él, no sus circunstancias.
Ahora veamos la gran lectura del Sr. Antolini acerca de la educación. Tiene argumentos muy convincentes para que Holden tome en serio la escuela. 1) Enseñar y aprender es una simbiótica y hermosa relación, 2) el talento innato se puede desperdiciar si no se sabe cultivar y 3) es poco probable que Holden tenga una muerte amarga si obtiene educación.

Pero si Antolini en realidad se le está insinuando a Holden, 1) y 2) podrían ser potencialmente un instrumento. Pero, si le damos el beneficio de la duda, éstos son argumentos bastante razonables. Vayamos por ahí y digamos que todo eso suena bastante genuino; es decir, en ningún momento pareciera que el autor se burlara de estos argumentos. Suena más a sinceridad, e interesantemente, Holden hace comentarios sarcásticos al respecto. Está cansado y ciertamente no aplaudió lo que dijo su ex profesor, pero tampoco dice que es un discurso “falso”.
¿Qué significa, entonces, que la única persona (a parte de Phoebe) que le ofrece ayuda emocional a Holden termina intentando propasarse con él? O ¿qué significa que Holden se imagine que esa persona está intentando propasarse con él? ¿Anula esto el consejo del Sr. Antolini? ¿Lo corrompe de algún modo? Bueno, ahí te lo dejamos.

Advertisement
Noodle's College Search
Advertisement
Advertisement
Advertisement