From 11:00PM PDT on Friday, July 1 until 5:00AM PDT on Saturday, July 2, the Shmoop engineering elves will be making tweaks and improvements to the site. That means Shmoop will be unavailable for use during that time. Thanks for your patience!
We have changed our privacy policy. In addition, we use cookies on our website for various purposes. By continuing on our website, you consent to our use of cookies. You can learn about our practices by reading our privacy policy.
© 2016 Shmoop University, Inc. All rights reserved.

La enorme alegoría

Antes de ir a los detalles, debemos hacer notar el hecho de que El señor de las moscas es una inmensa alegoría. Símbolos aparte, los niños como grupo pueden representar a la humanidad como un todo. A partir de esta comparación, se puede ver dónde van encajando las piezas; la isla es el mundo, las reglas de los niños son los variopintos gobiernos globales, las dos tribus son dos países, y así. La pelea de los niños es, entonces, la representación de la guerra. El único momento en el que salimos de la alegoría es al final de la novela, cuando la otra “realidad” rompe la barrera imaginaria que hay alrededor de la isla. Pero es este también el momento en que se envía el mensaje real de la alegoría, cuando nos hacemos esa escalofriante pregunta “¿pero quién rescatará a los adultos?”

Advertisement