unigo_skin
© 2014 Shmoop University, Inc. All rights reserved.
 

Caracteres

La familia Delacroix

La familia Delacroix está en el rodeo desde el principio. Está Dickie Delacroix, quien reúne sus piedras con los demás niños, está el Sr. Delacroix eligiendo su papelito, está la Sra. Delacroix hablando felizmente con la Sra. Graves (ajá, el retorno de la familia Graves) y la señora Hutchinson (¡Tess, no confíes en ella!), antes de agarrar una piedra tan grande que necesita usar las dos manos para levantarla.

Comencemos con el nombre, Delacroix. La crítica Helen Nebeker dice que “Delacroix” significa “de la cruz” en francés. Nebeker le presta particular atención a la elaboración de Jackson en la pronunciación que hacen los aldeanos de “Delacroix” (de-la-KWAH) como “Dellacroy”. En otras palabras, argumenta Nebeker, que los aldeanos pervierten la cruz, el mega símbolo cristiano para el martirio: lejos de ser un sacrificio voluntario, la lotería hace que una mujer hipócrita soporte la carga del ritual criminal de la comunidad (fuente).

Nos parece sorprendente que la Sra. Delacroix sea la única que le habla a la silenciosa Sra. Graves, esposa del aún más silencioso Sr. Graves (el administrador de correos). En retrospectiva la relación de amistad que tienen la Sra. Delacroix y la familia Graves prefigura su voluntad de matar a Tess Hutchinton con una sonrisa en su cara. La lotería es completamente natural para ella, tanto que no le parece una contradicción hablar tranquilamente con Tess en un momento y al siguiente lanzarle una piedrota para… bueno, ya sabes para qué.

El cambio con respecto a Tess de la Sra. Delacroix es quizás el ejemplo más obvio de cómo los aldeanos aceptan esta tradición en sus corazones y en sus mentes; pareciera no tener conciencia de su propia inconsistencia y parece difícil llamar traición a su hipocresía con Tess. No es suficientemente consciente para ser hipocresía, la Sra. Delacroix realmente parece incapaz de ver lo cruel e inconsistente que es. Y eso es posiblemente lo más horrible del final de esta historia, que nadie sabe lo perversos que son.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
back to top