Die Heuning Pot Literature Guide
Cite This Page
 
To Go
La lotería
La lotería
de Shirley Jackson

Sr. (Harry) Graves

Puede que el Sr. Summers actúe como si fuera el Hombre del pueblo, pero todavía tiene que prestar juramento al misterioso Sr. Graves. Este Sr. Graves jamás es descrito y es una persona de poco hablar, lo que, en una historia corta pero con muchos diálogos sería como poner un aviso de neón apuntándolo a él con la palabra “¡Símbolo!”. Y, de verdad, Jackson no anda con sutilezas de diálogos: el nombre del tipo es Graves, gente. Hay una razón por la que él es la última autoridad en la lotería del asesinato: su nombre es a donde el “ganador” de este ritual debe ir (¿recuerdas que dijimos que Graves en español es “tumbas”?).

El Sr. Graves es el administrador de los correos del pueblo, una posición que le da un enorme poder ya que controla las comunicaciones del lugar con el mundo exterior. Quizá sea la importancia de su trabajo lo que lo convierte, literalmente, en una persona con autoridad en la aldea. Recuerda que fue el Sr. Graves quien trajo el taburete de tres patas para poner la caja negra, y es el Sr. Graves quien le da el derecho al Sr. Summers a conducir la lotería.

Como todo lo que sabemos del Sr. Graves son su nombre y el título de su trabajo (y que está casado, que pareciera un prerrequisito para ser respetado en este pueblo), ambos datos tienen que ser importantes. Quizás sea el trabajo de administrador de correos lo que le da el poder en este pueblo ficticio, pero definitivamente es el nombre lo que le da el poder simbólico como personaje de la historia.

Creemos significante que el Sr. Graves se aparezca con el taburete para montar allí la caja negra, hacer jurar al Sr. Summers y luego alejarse de la historia, a pesar de su aparente importancia. Mientras que la naturaleza de la lotería se deja en el aire, todo lo que vemos es al Sr. Summers (la superficie simbólica del ritual) presentando la lotería como cualquier otro pequeño evento de pueblo, como los bailes de plazas, o los grupos de adolescentes. Pero cuando el Sr. Graves se mete en la narración, sus apariciones son acompañadas por pistas sospechosas de la naturaleza de la lotería.

Recuerda que, cuando el Sr. Graves viene directo a tomar el papelito (a instancias de su esposa; se habla de la posición de las mujeres en esta historia en “Símbolos, imaginería y alegorías) tenemos un indicio explícito de malestar: “entre los reunidos había numerosos hombres que sostenían entre sus grandes manos, pequeñas hojas de papel, haciéndolas girar una y otra vez con gestos nerviosos” (28). Cuando le toca al Sr. Graves, el narrador hace un acercamiento y vemos el miedo de todo el pueblo, presagiando la naturaleza brutal de la lotería; después de todo, lo que está en juego en la lotería es la tumba (the grave), el gran secreto a voces.

Más ominosa aún es la aparición del Sr. Graves en el último párrafo de la historia. Justo cuando nos enteramos de que los Hutchinson “ganaron” una lotería que Tess Hutchinson realmente no quiere, de repente, aparece de nuevo el Sr. Graves, para tomar el papelito del pequeño Dave Hutchinson de su puñito cerrado y abrirlo. Dave lo mira “desconcertado” (69). Quizá sea porque la lotería es la introducción del pequeño a la mortalidad, ya que participa en la muerte violenta de su madre. Parece entonces apropiado que sea Graves quien lo inicie en la brutal lección de vida, muerte y naturaleza humana, que representa la lotería ¿Sí? ¿La lotería habla de la naturaleza humana? Bueno, para más información, revisa “Símbolos, imaginería y alegorías”

Next Page: Sr. (Joe) Summers
Previous Page: El Sr. (Bill) Hutchinson

Need help with College?