© 2014 Shmoop University, Inc. All rights reserved.
 

Análisis

Shakespeare

Sí, sí, ya sabemos: ¿por qué tanto empeño con Shakespeare? Ya tienes al duque y al rey ensayando en el bote una extraña representación de uno de los mejores soliloquios de todos los tiempos con un parlamento totalmente equivocado, la desafortunada representación al frente del hombre “incivilizado” de Arkansas, y los subsecuentes brincos desnudos. Así que, ¿por qué tanto empeño? Por esto:

Como mencionamos en otra parte, el duque y el rey están envueltos en su propia sofisticación. Piensan que son muy ingeniosos. Claro, el chiste es sobre ellos por ser tan ignorantes que usan palabras como “orgías” para referirse a funerales. Así que es lo mismo que con Shakespeare; el duque piensa que sabe de qué habla, pero en realidad anda por ahí citando (y esto nos parece gracioso): “…ser o no ser; he ahí la daga desnuda”.

¡Podría ser! ¡Suena a un soliloquio! Claro que sí: aquí en este pueblo rural, un pueblo donde la gente es “muy ignorante” para entender nociones cosmopolitas como “la daga desnuda”, encontramos un hombre con inteligencia suficiente, coraje y elocuencia para decir un soliloquio shakesperiano para nuestro deleite.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
back to top