© 2014 Shmoop University, Inc. All rights reserved.
 

Resumen

Resumen de Muerte de un viajant

Willy Lowman, un viejo vendedor, regresa antes de un viaje de negocios. Después de casi chocar el coche varias veces, Willy tiene un momento de revelación y se da cuenta de que no debería conducir. Su esposa, Linda, ve que él ya no puede hacer su trabajo como vendedor que viaja y sugiere que le pida a su jefe, Howard, que le dé un puesto en la oficina local en Nueva York, que es la oficina central. Willy piensa que conseguir el nuevo puesto es una cosa segura porque cree ser un vendedor importante (lo cual es incorrecto).

Empezamos a conocer la historia de la familia y nos enteramos un poco de los hijos adultos de Willy y Linda, Biff y Happy. Biff acaba de volver a casa después de trabajar en una finca en el oeste de los EE.UU. Willy cree que Biff puede ser rico y exitoso fácilmente pero que está desperdiciando sus talentos y que necesita aplicarse más. Willy cree que Biff es un flojo solo para fastidiarlo.

Esa noche Willy tiene unos flashbacks y se habla a sí mismo y a imágenes inventadas como si fueran reales. Obviamente, algo no está bien. Willy está gritando tan fuertemente que Happy y Biff se despiertan. Los hermanos se preocupan porque nunca han visto a su padre así. Biff cree que debería quedarse cerca para reparar su relación con su padre y decide hablar con un viejo empleador suyo, Bill Oliver, sobre conseguir un préstamo para abrir un negocio.

A medianoche, Willy está hablando en una voz tan alta que todos se despiertan. Linda les admite a sus hijos que ella y Willy tienen problemas económicos. Aun peor, Willy ha intentado suicidarse. Ella está muy preocupada y se desquita con sus hijos, acusando a Biff de ser la causa de la desdicha de su padre. Ahora Willy se mete en la discusión y la situación empeora. Él y Biff empiezan a pelearse pero Happy se interpone, diciendo que Biff piensa ver al Sr. Oliver la mañana siguiente. Willy se pone muy feliz. Todos se van a dormir creyendo que mañana sus sueños serán realizados. Willy espera conseguir un puesto local y Biff espera conseguir un préstamo de negocios.

Por supuesto, al día siguiente, todo va muy mal. Willy se siente muy feliz y confidente cuando tiene la reunión con su jefe, el Sr. Howard. Pero en vez de recibir lo que quería, Willy es despedido. Queda destrozado y empieza a alucinar. Otra vez habla con personas imaginadas mientras va a un restaurante para reunirse con sus hijos.

Esperando a su padre en el restaurante, Biff le explica a Happy que el Sr. Olivier no quiso verlo y que no tenía idea de quién era. Afligido, rencoroso y algo cleptómano, Biff robó la pluma del Sr. Oliver. Ahora Biff se ha dado cuento de que pensar que el Sr. Oliver le daría un préstamo era una locura y que él y su familia se han estado mintiendo durante toda la vida. Cuando Willy entra en el restaurante demandando noticias buenas, Biff procura explicar lo que pasó sin desilusionar a su padre. Willy, quien no puede soportar la desilusión, intenta fingir que no es verdad. Empieza a perderse en el pasado otra vez y revive el momento cuando Biff descubrió su relación con una mujer en Boston. Mientras que su padre está desconectado de la realidad, Biff y Happy lo dejan para pasar el rato con dos chicas.

Biff y Happy vuelven a casa después de sus citas. Su madre los está esperando y está enojadísima porque dejaron a su padre en el restaurante. Hay una discusión muy grande. Nadie quiere escuchar a Biff, pero logra hacer su punto de que no puede cumplir con las esperanzas poco realistas de su padre y que es, básicamente, un fracaso. Él es el único que ve que han vivido una vida de mentiras y se los dice.

La pelea de esa noche termina y Willy se da cuenta de que a pesar de ser un "fracaso" Biff lo quiere. Por desgracia, Willy no puede superar el elemento de "fracaso". Cree que la mejor contribución que puede hacer para el éxito de su hijo es suicidarse. Así, Biff puede usar el dinero del seguro de vida para abrir un negocio.

Unos minutos después, hay un gran escándalo. Willy se ha matado.

En la última escena, Linda, sollozando y todavía bajo la ilusión de que su esposo era un vendedor popular, se pregunta por qué no vino nadie a su funeral. Biff sigue viéndose a través de la lente de las mentiras de su familia y quiere ser un hombre mejor y honesto con sí mismo. Por desgracia, Happy quiere ser como su padre.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
back to top