From 11:00PM PDT on Friday, July 1 until 5:00AM PDT on Saturday, July 2, the Shmoop engineering elves will be making tweaks and improvements to the site. That means Shmoop will be unavailable for use during that time. Thanks for your patience!
We have changed our privacy policy. In addition, we use cookies on our website for various purposes. By continuing on our website, you consent to our use of cookies. You can learn about our practices by reading our privacy policy.
© 2016 Shmoop University, Inc. All rights reserved.

Semillas

Las semillas que Willy quiere comprar y plantar son un símbolo importante en la obra. Ciertos sentimientos de confusión e insuficiencia, le causan a Willy muchos problemas. No está seguro de cómo criar a sus hijos, y le preocupa que, tal como su propio padre, sea incapaz de mantenerlos. Cuando Willy dice “…No tengo nada plantado. No me crece nada en ese suelo”, tenemos el sentimiento de que en realidad está hablando de sus hijos y de su futuro. Willy también está preocupado por ser reconocido y por dejar un legado cuando muera. Son estos los sentimientos que afloran con la siembra de las semillas. Al sembrar las semillas, Willy quiere plantar algo que prospere, que sirva para los demás y que quede después de su muerte. Lo MÁS interesante de todo es que elige plantar para compensar su fracaso como vendedor, a fin de cuentas es mejor para el trabajo con las manos, la agricultura y el esfuerzo físico, tal como su hijo Biff.

Advertisement