We have changed our privacy policy. In addition, we use cookies on our website for various purposes. By continuing on our website, you consent to our use of cookies. You can learn about our practices by reading our privacy policy.
© 2016 Shmoop University, Inc. All rights reserved.

Los jardines

A Yago le fascina hacer referencias a jardines y otros tipos de follajes ¿no te parece? El momento más famoso en la obra es cuando Yago dice:

“YAGO
[…] Nuestro cuerpo es un jardín y
nuestra voluntad, la jardinera. Ya sea plantando
ortigas o sembrando lechugas, [o] dejándolo yermo
por desidia o cultivándolo con celo,
el poder y autoridad para cambiarlo está en la voluntad” (1.3.5).

Es una analogía bastante elaborada entre la jardinería y el libre albedrío. Básicamente, Yago nos recuerda que él es, en última instancia, el mejor jardinero, para decirlo de alguna forma, porque tiene un control tremendo sobre él y sus acciones. También nos recuerda que, parte de lo que hace a Yago ser un manipulador brillante, es su habilidad para plantar la semilla de la duda y los celos en la mente de Otelo.

Advertisement