From 11:00PM PDT on Friday, July 1 until 5:00AM PDT on Saturday, July 2, the Shmoop engineering elves will be making tweaks and improvements to the site. That means Shmoop will be unavailable for use during that time. Thanks for your patience!
We have changed our privacy policy. In addition, we use cookies on our website for various purposes. By continuing on our website, you consent to our use of cookies. You can learn about our practices by reading our privacy policy.
© 2016 Shmoop University, Inc. All rights reserved.
Sin novedad en el frente

Sin novedad en el frente

de

Erich Maria Remarque

Las botas de Kemmerich

Como los pantalones en The Sisterhood of the Traveling Pants (¡¿qué ha sido de los pantalones?!), las botas tienen varios dueños. Pero a diferencia de los jeans en la película, estas botas matan a todo aquel que las use; o al menos cualquiera que las usa muere. Son casi más importantes que la vida misma y sobreviven a quienes las usan.

Müller es el primero en desearlas, mirando sus suelas fuertes, mientras su dueño, Kemmerich, tiene una muerte larga y dolorosa. Unas buenas botas garantizan un pie más sano, lo que significa un soldado más fuerte, y, en consecuencia, un soldado más fuerte puede mantenerse alejado de la muerte mejor que un soldado con ampollas en los pies. Las botas nos permiten ver cómo los hombres en la guerra dejan de sentir y actúan solo para sobrevivir.

Advertisement