From 11:00PM PDT on Friday, July 1 until 5:00AM PDT on Saturday, July 2, the Shmoop engineering elves will be making tweaks and improvements to the site. That means Shmoop will be unavailable for use during that time. Thanks for your patience!
We have changed our privacy policy. In addition, we use cookies on our website for various purposes. By continuing on our website, you consent to our use of cookies. You can learn about our practices by reading our privacy policy.
© 2016 Shmoop University, Inc. All rights reserved.

Ratas

Remy es una rata encantadora de la famosa película Ratatouille, y quizá haya hecho que se pierda la percepción común sobre las ratas para hacernos ver lo geniales que pueden llegar a ser, pero, en Sin novedad en el frente, las ratas son muy malas. Justo cuando creemos que nada se puede poner peor para un hombre que sobrevive en las trincheras con bombas explotándole, balas por doquier, comida podrida, sin agua y claustrofobia, entonces se aparecen las ratas.

Hay algo desconcertante en lo descaradas y agresivas que son estas ratas. Se convierten en otro tipo de enemigo para los soldados y libran una batalla diferente contra ellas. A Paul y a sus amigos los atacan desde todas las direcciones; las balas van y vienen, mientras que las ratas los roen en las trincheras. No hay posibilidad de salvación.

Parecieran representar el lado oscuro de la naturaleza, el lado en que esta naturaleza que se comería a un perro, a un gato o a un hombre si es necesario. Antes de que llegaran la madre Tierra había sido benévola con los soldados. Pero cuando las ratatouilles aparecen, nos damos cuenta de que las cosas en realidad han dado un giro espantoso. Es como si la madre Naturaleza se volviera en contra del hombre. No hay seguridad, no hay paz, no hay tranquilidad cuando hay ratas. Caminan por las caras de los soldados buscando comida y se comen a los cadáveres.

Advertisement