Cite This Page
 
To Go
Sin novedad en el frente
Sin novedad en el frente
de Erich Maria Remarque

Tranquilidad

Si estás buscando una tarea para hacer que te tome por lo menos una semana, ponte a buscar la palabra “tranquilidad” en el texto (y si quieres, de paso, busca “calma”, si tu copia es en español). No tuvimos el tiempo, pero te podemos decir que aparece un montón de veces. Creemos que este adjetivo es importante porque hay muy poca tranquilidad en esta novela. Seamos simples: el mundo de Paul es un mundo ruidoso. Y no es solo la gente gritando o los estruendosos aviones yendo y viniendo, sino el ruido de la gente muriéndose, de las bombas explotando, de las conchas de las balas. Los soldados deben tener excelentes habilidades auditivas si quieren sobrevivir. Aprenden a interpretar los sonidos como si fueran palabras en otro idioma.

Paul, nuestro narrador, muere en un día tranquilo, cuando no está pasando mucho en términos bélicos. Soporta el ruido y cae en un día que habría sido sencillo sobrevivir. Podríamos decir que la tranquilidad lo mató, o podríamos decir que eligió morir rodeado de tranquilidad. El adjetivo “tranquilidad” es usado para describir muchos momentos en esta novela, pero es casi siempre asociado a la paz, a la calma y a muchos adjetivos que no pegan con la guerra. Vamos con un par de ejemplos de “tranquilidad”:

• Vemos que usa “tranquilos” para describir al enemigo. Paul dice de los soldados franceses del otro lado del campo de batalla: “¡Quién sería capaz de hacer, todavía, distinciones viendo a estos hombres tranquilos, con sus caras de niños y sus barbas de apóstol!” (8.22). En la mente de Paul, hasta el enemigo quiere esa misma tranquilidad.

• Aquí “Tranquila” es usada para describir lo que Paul anhela: “Estoy inquieto; pero no quisiera estarlo porque no hay motivo. Quiero sentir de nuevo esta atracción íntima y, tranquila, esta sensación de un deseo fuerte e indefinible, como antes, cuando me ponía delante de mis libros” (7.183). Leer involucra estar metido en la mente y llenarla con ideas. Paul quizá no hurga demasiado en su mente por miedo de lo que pueda encontrar, especialmente a la luz de todo lo que ha presenciado. La tranquilidad en ese momento parece estar asociada con inocencia.

• “Tranquilamente” se usa para describir la definición de Paul del significado de la vida: “A veces me siento con alguien en la terraza de un café e intento hacerle comprender que lo esencial, en resumen, es poder estar sentados allí tranquilamente” (7.175). Aun teniendo 20 primaveras, Paul no tiene grandes sueños, esperanzas ni deseos. Aprende que la vida es estar tranquilo y apreciar su simpleza.

La palabra “tranquilidad” siempre nos hace pensar en algo que temporalmente se ha vuelto silencioso, pero que es, definitivamente, capaz de explotar ruidosamente en cualquier momento. Para nosotros la palabra “tranquilidad” está bastante viva y tiene que ver con la elección de no hacer sonidos. “Silencio”, por su parte, suena más como a algo que está muerto, que no tiene la habilidad de hacer ruido de nuevo, aunque quizá no estés de acuerdo.

“Tranquilidad” es, a menudo, usada en esta novela para yuxtaponer los sonidos de la paz y de la guerra. Paul describe la tranquilidad en sus memorias:

“Son tan tranquilas porque precisamente la tranquilidad es ahora inconcebible para nosotros. Nunca hay tranquilidad en el frente y su zona es tan vasta que siempre nos encontramos en ella. Hasta en la retaguardia, en los más atrasados depósitos y en los lugares donde vamos a descansar, el rumor del frente llega constantemente a nuestros oídos. Nunca nos alejamos lo suficiente para no oírlo” (7.99).

Una vez que se une a la guerra, la vida de Paul se vuelve un torrente sin fin de sonidos.

Next Page: Ratas
Previous Page: Religión

Need help with College?