From 11:00PM PDT on Friday, July 1 until 5:00AM PDT on Saturday, July 2, the Shmoop engineering elves will be making tweaks and improvements to the site. That means Shmoop will be unavailable for use during that time. Thanks for your patience!
We have changed our privacy policy. In addition, we use cookies on our website for various purposes. By continuing on our website, you consent to our use of cookies. You can learn about our practices by reading our privacy policy.
© 2016 Shmoop University, Inc. All rights reserved.

Cremalleras

Okey, fíjate. En el texto original, escrito en inglés, como sabrás, Huxley utiliza mucho la palabra "zip" y en realidad no existe una traducción literal al español de esa palabra. En las traducciones de Un Mundo Feliz más conocidas, las cremalleras simplemente se suben, se bajan, se abren y se cierran… muchas veces. Sobre todo se abren y se cierran: cremalleras = fácil acceso. En este mundo de gratificación instantánea, los botones le causarían problemas a la gente y perderían segundos valiosísimos de desnudez.

Como si fuera poco, probablemente podrías decir algo acerca de la esterilización de las pasiones, la perversión sexual inyectada tecnológicamente, y el repetitivo, rítmico y casi musical sonido de las cremalleras. O quizá no.

Advertisement