Guía de estudio

Beowulf Wíglaf

De Anónimo

Wíglaf es un joven guerrero gauta del séquito de Beowulf que lo sigue hasta el túmulo donde se encuentra el dragón. Cuando todos los otros vasallos, o señores, de Beowulf lo abandonan, Wíglaf permanece leal a su rey, y se mantiene a su lado alentándolo y apoyándolo. Solo con la ayuda de Wíglaf puede Beowulf derrotar al dragón: el espadazo oportuno de Wíglaf le da a Beowulf la oportunidad de apuñalar al dragón por el costado y matarlo de una vez por todas. En su lecho de muerte, Beowulf entrega a Wíglaf su collar dorado, llamado torques, lo cual probablemente simboliza la transferencia de poder del rey moribundo al sucesor escogido por este último.

Wíglaf representa el coraje y la valentía frente a situaciones adversas. De hecho, es una especie de figura de Judas al revés. Mientras que Judas es el único de los doce apóstoles que traiciona a Jesucristo, Wíglaf es el único de los once vasallos que permanece leal a Beowulf. Esto significa que aunque la cobardía y la traición son inmorales, en el mundo de Beowulf son mucho más comunes que la verdadera valentía, la lealtad y la indiferencia ante la muerte y el sufrimiento.

Wíglaf también es similar al personaje de Horacio en Hamlet: un personaje secundario amigo del héroe, que sobrevive para contarles la historia a otros luego de que todos los demás mueren.

× Close Ad

This is a premium product

Tired of ads?

Join today and never see them again.

Please Wait...