Guía de estudio

La casa en Mango Street El jardín del mono

De Sandra Cisneros

El jardín cerca de la casa de Esperanza entra en juego en un momento muy importante en su vida. Está en ese incómodo período de la adolescencia donde todavía quiere actuar como una niña, pero también empieza a pensar en cosas de adultos como el sexo. Pareciera que está lista para perder la inocencia al gran estilo Jardín del Edén.

El arquetípico jardín, como el Jardín del Edén en el libro del Génesis, es un lugar donde siempre es primavera, las personas viven en armonía con la naturaleza, y todos corren desnudos sin sentir vergüenza. En general, la vida es asombrosa. Y eso es lo que los niños en Mango Street encuentran en el jardín del mono (menos la parte de los desnudos, porque Chicago no tiene suficientes hojas de higuera). Al principio, cuando los niños del barrio se apoderan del jardín, "algo maravilloso de ver en primavera", lleno de flores y árboles frutales (38.3). El jardín se convierte en su refugio de los fisgones ojos de los adultos, un lugar donde pueden jugar sus juegos y construir casitas donde no se permita la entrada de adultos. Incluso comienzan un rumor "que el jardín del mono ha estado allí antes que cualquier otra cosa", lo cual acentúa sus cualidades "edenescas".

Eso nos lleva a la segunda parte del arquetipo del jardín como el Edén: la parte de la caída. (Ya sabes, cuando Adán y Eva comen la fruta prohibida, se dan cuenta de que las hojas de higuera, en realidad, no esconden nada, comienzan a usar ropa, y los echan del Edén). El jardín del mono gradualmente se corrompe, lo que presagia el fin de la inocencia de sus vírgenes ocupantes. La maleza empieza a crecer en los canteros, y está repleto de autos viejos.

Así que no es de extrañar que Esperanza, que quiere jugar juegos con los niños incluso cuando alguien le dice que está demasiado grande para eso, descubra algo sobre el sexo cuando ve a Sally escaparse al jardín para besar a Tito y a los niños. Una serpiente parlante bien pudiera haberle dado una manzana.

Naturalmente, Esperanza no se adapta bien a esta repentina revelación. Y luego, el jardín en el que había sido "tan bueno jugar" ya no le pertenece más. (38.23).

× Close Ad

This is a premium product

Tired of ads?

Join today and never see them again.

Please Wait...