Guía de estudio

Crónica de una muerte anunciada Victoria Guzmán

De Gabriel García Márquez

Una mujer con mucho de qué quejarse

A Victoria Guzmán no le agrada Santiago. Lo entendemos. El padre de Santiago le quitó la virginidad y parece que Santiago está planeando hacer lo mismo con su hija. Pero no lo logrará si de ella depende.

Victoria Guzmán es interesante porque es uno de los pocos protagonistas de la novela que pelea contra lo inevitable. Muchos personajes se dan por vencidos ante lo que consideran el destino. Sería fácil para ella pensar que el ciclo que comenzó con el padre de Santiago continuará para siempre, pero en lugar de pensar eso, pelea contra el sistema, incluso cuando su hija no lo hace.

La niña, todavía un poco montaraz, parecía sofocada por el ímpetu de sus glándulas. Santiago Nasar la agarró por la muñeca cuando ella iba a recibirle el tazón vacío.
—Ya estás a tiempo de desbravar —le dijo. Victoria Guzmán le mostró el cuchillo ensangrentado.
—Suéltala, blanco —le ordenó en serio—. De esa agua no beberás mientras yo esté viva.
 (1.11)

Piénsalo, se enfrenta a un hombre y no a cualquier hombre, es su jefe rico. Se necesita mucha valentía para hacer algo así. Tiene la voluntad de pelear contra el destino, incluso cuando su hija no la tiene.

Victoria también es interesante porque es uno de los pocos personajes que sabemos que está mintiendo. Estamos bastante seguros de que muchos de los otros personajes están mintiendo, aunque no tenemos pruebas. Por otra parte, es la hija de Victoria quien la delata:

Victoria Guzmán, por su parte, fue terminante en la respuesta de que ni ella ni su hija sabían que a Santiago Nasar lo estaban esperando para matarlo. Pero en el curso de sus años admitió que ambas lo sabían cuando él entró en la cocina a tomar el café. Se lo había dicho una mujer que pasó después de las cinco a pedir un poco de leche por caridad, y les reveló además los motivos y el lugar donde lo estaban esperando. "No lo previne porque pensé que eran habladas de borracho", me dijo. No obstante, Divina Flor me confesó en una visita posterior, cuando ya su madre había muerto, que ésta no le había dicho nada a Santiago Nasar porque en el fondo de su alma quería que lo mataran. (1.20)

Son muchas mentiras. Aunque las mentiras no son interesantes por sí mismas.

Lo interesante es que Victoria Guzmán es la única persona que tiene motivos comprensibles y transparentes para sus acciones. Odia a Santiago porque él quiere tener sexo con su hija. No le hace ninguna advertencia porque quiere que lo maten. Aquí no hay misterio. A diferencia de todos los demás en la novela, Victoria Guzmán es un libro abierto, lo cual es un respiro en una novela llena de misterio.

× Close Ad

This is a premium product

Tired of ads?

Join today and never see them again.

Please Wait...