Guía de estudio

Escenario en La ladrona de libros

De Markus Zusak

Dónde se desenvuelve la historia

Molching, Alemania, durante la Segunda Guerra Mundial

La mayor parte de La ladrona de libros ocurre en la pequeña ciudad ficticia de Molching, a las afueras de Múnich, Alemania. Molching se ubica de camino al campo de concentración Dachau, el cual no se describe en la novela. Gran parte de la historia transcurre en la calle Himmel, donde viven los Hubermann y los Steiner. "Himmel", según nos cuenta Muerte, se traduce como "cielo":

"Whoever named Himmel Street has a healthy sense of irony.humor. Not that it was a living hell. It wasn't. But it sure wasn't heaven, either. (5.87)

Sin embargo, debido a los actos de bondad que ocurren en el número 33 de la calle Himmel, residencia de los Hubermann, y debido a la dulzura de la amistad que mantienen Rudy y Liesel, hay algo celestial en la calle Himmel.

La trama también transcurre en la calle Múnich, la principal arteria de la ciudad. Es precisamente en la calle Múnich donde Rudy recibe una golpiza propinada por Franz Deutscher, el líder sádico de la Juventud Hitleriana. Además, esta es la calle en la cual Liesel y Max se reúnen cuando lo obligan a marchar a Dachau. Esto indica que la ciudad de Múnich es muy importante en el escenario de la historia. Hablaremos sobre esta ciudad en un momento. Primero haremos un repaso de la época y de los lugares que abarca la novela.

Repaso

La mayor parte de la novela transcurre entre 1939 y 1942. En enero de 1939, Liesel se instala en casa de los Hubermann en la calle Himmel. La historia sigue su vida durante los siguientes cuatro años, hasta la noche en que se bombardea la calle Himmel y (casi) todo el mundo muere. El año 1945 significa el final de Hitler, el fin de la guerra y el reencuentro de Max y Liesel. El epílogo nos lleva al futuro de Liesel, al lugar y al momento de su muerte en Sydney, Australia.

La historia acerca de cómo el padre de Max, Erik Vandenburg, salva la vida de Hans en 1916, nos traslada (brevemente) a Francia durante la Primera Guerra Mundial. Esto explica algunos de los motivos por los que Hans acepta a Max en su hogar. En la historia de vida de Max (desde su nacimiento en 1916, año en el que también muere su padre) antes de llegar a la calle Himmel, vemos (brevemente) la ciudad natal de Max, Stuttgart. Volvemos a esta ciudad y visitamos la cercana ciudad de Essen cuando Hans es reclutado por la "LSE—Luffwaffe Sondereinheit — Unidad especial de ataque aéreo (Air Raid Special Unit)" (65.2) o por los Leichensammler Einheit— Recolectores de cadáveres (Dead Body Collectors)" (65.3), como castigo por haberle dado pan a un judío.

Los otros lugares que se mencionan, Polonia, Colonia y Stalingrado figuran en el diario de Muerte. Estos son lugares en donde Muerte ha estado trabajando horas extra, y por eso cree que debemos conocerlos. Stalingrado es importante para conocer la Segunda Guerra Mundial. Como da a entender Muerte, Rusia todavía está tratando de recuperarse del asesinato, por parte de Joseph Stalin, "de su propio pueblo" (45.15) cuando Hitler invade el país. Stalingrado (bautizada así por ya sabes quién), acaba con más de dieciséis millones de víctimas civiles (fuente), además de los soldados muertos en otras partes de Rusia. Sin embargo, Rusia, con Stalin a la cabeza, consigue detener a los nazis. De hecho, la victoria rusa en Stalingrado marca un punto de inflexión en la guerra. Cuando Michael Holtzapfel, uno de los personajes secundarios, regresa de Stalingrado con tres dedos menos y dejando atrás a su hermano muerto, "las nieves de Stalingrado" (72.69) entran en las casas de la calle Himmel.

Múnich, Alemania

When a Jew shows up at your place of residence in the early hours of the morning, in the very birthplace of Nazism, you're likely to experience extreme levels of discomfort. Anxiety, disbelief, paranoia. (33.4)

It happened in a small town of Hitler's heartland. (80.1)

Es fácil ver que ambas citas se refieren a Molching. Es claro para los lectores que en Molching se desarrolla mucha actividad nazi, pero ¿es acaso la cuna del nazismo ("birthplace of Nazism") y el feudo de Hitler ("Hitler's heartland")? Las palabras de Muerte son un poco enigmáticas. Las investigaciones sobre la historia del nazismo muestran que Muerte califica a Molching de esta manera porque esta ciudad está próxima a Múnich. En consecuencia, no resulta tan ilógico pensar que Múnich sea la cuna del nazismo y el feudo de Hitler. A continuación te damos los porqués:

  1. Hitler (de origen austriaco) se traslada a Múnich en 1913.
  2. En 1923 tiene lugar el "Putsch de Múnich", un fallido golpe de Estado llevado adelante por Hitler, líder del Partido Nazi, en la cervecería en la cual se encontraban reunidos diversos funcionarios del gobierno. Este intento fracasa y Hitler es condenado a prisión. Allí escribe Mein Kampf, el libro que tanto se menciona en La ladrona de libros.
  3. ¿A dónde se dirige Hitler cuando sale de prisión? A Múnich.
  4. Cuando Hitler asciende al poder en 1933, Múnich se convierte en la sede del NSDAP. Esta sigla significa Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei; es decir, Partido Obrero Nacional-Socialista de Alemania (Partido Nazi).
  5. Cuando Hitler llega al poder en 1933, Dachau, uno de los primeros campos de concentración, se establece a unas diez millas de Múnich.

Así que, como puedes ver, gran parte de la actividad nazi se desarrolla alrededor de Múnich. Esto hace que una pequeña ciudad cercana sea un escenario ideal para una novela que examina los efectos del nazismo.

Al respecto, Zusak opina lo siguiente: I […] hope that readers of any age will see another side of Nazi Germany […]. I wanted them to see people who were unwilling to fly the Nazi flag and the boys and girls who thought the Hitler Youth was boring and ridiculous. If nothing else, there's another side that lives beneath the propaganda reels that are still so effective decades later. Those were the pockets I was interested in. (Fuente: Zusak, Markus. "A Reader's Guide" en La ladrona de libros.)

Leyes y propaganda en la Alemania nazi

Las leyes y la propaganda constituyen un aspecto importante del escenario nazi en La ladrona de libros. Estas, según nos muestra la novela, establecen el ambiente de la época (un ambiente enfermo, por cierto). Antes de la guerra, los nazis habían aprobado leyes para legalizar de manera efectiva los crímenes que estaban cometiendo y los que pretendían cometer. En este sentido, desde 1933 (cuando el Partido Nazi ascienden al poder) hasta 1939 (cuando comienza la guerra), los nazis sancionan miles de leyes que restringían todos los aspectos de la vida judía (fuente).

La novela alude a muchas de estas leyes y restricciones, como por ejemplo, a que los judíos estaban obligados a vestir estrellas amarillas para poder ser identificados como tales. Además, los judíos tenían prohibido ocupar cargos en el gobierno, dictar clases, asistir a la escuela, practicar sus profesiones, unirse a las fuerzas armadas, ser atendidos en los hospitales y vivir entre personas no judías. Las Leyes de Núremberg despojaron al pueblo judío de su ciudadanía alemana y de su derecho al voto. Sin embargo, los judíos tenían prohibido salir del país. Las leyes autorizaban la confiscación de los bienes y el arresto, la detención y posterior tortura de los judíos en los campos de concentración y, además, su asesinato a gran escala. Tal como debatimos en la sección "Language and Communication", Hitler y el Partido Nazi utilizaban los medios masivos de comunicación: la radio, el cine y la prensa, para involucrar a los alemanes en el Holocausto. En esta propaganda, los judíos y otros grupos eran deshumanizados, reducidos a parásitos, cucarachas, a una "plaga mundial" y representados como una sociedad peligrosa.

Además, la propaganda nazi está plagada de eufemismos. Un eufemismo es "una expresión inofensiva o indirecta que reemplaza a una que se considera ofensiva o demasiado cruel" ("an inoffensive or indirect expression that is substituted for one that is considered offensive or too harsh") (fuente). Los nazis utilizaban palabras como "limpieza", "evacuación", "tratamiento especial" y "exterminación" para referirse al asesinato del pueblo judío (fuente). La sección sobre propaganda del US Holocaust Memorial Museum y el German Propaganda Archive están repletas de material visual, escritos, discursos y de una amplia variedad de propaganda nazi. Échale un vistazo a estos recursos para comprender el mundo en el que vive Liesel.

Sótanos

La novela menciona dos sótanos, ambos en la calle Himmel. Uno se encuentra en la casa de los Hubermann y el otro en la casa de los Fielder. En términos prácticos, ambos sirven de escondite, lo cual hace hincapié en la cultura del miedo y del ocultamiento que afecta a Alemania. Los judíos como Max, si son "afortunados", se esconden de los nazis en dichos sótanos. Los ciudadanos alemanes, como los residentes de la calle Himmel, se esconden de los ataques aéreos de los aliados. Los sótanos son lugares fríos, incómodos y estrechos. Y la vida en estos lugares es incierta. Cada respiración puede ser la última. En ellos existe una delgada línea entre la seguridad y el peligro.

Sin embargo, en estos dos sótanos ocurre algo especial que trasciende el temor y la seguridad temporaria. El sótano es el lugar donde Liesel y Max forjan su amistad, donde Liesel aprende a leer, donde Max escribe sus libros y donde Rosa, Hans y Liesel se divierten con su pelea de bolas de nieve. En el sótano de los Hubermann hay amor. Del mismo modo, en el sótano/refugio antiaéreo de los Fielder, Liesel descubre que puede utilizar su amor por la lectura para reconfortar a aquellos que la rodean. En el sótano de los Fielder, se convierte en "el árbol de las palabras ", cuando comienza a leerles a sus amigos y vecinos. Más tarde, en los días previos al bombardeo sobre la calle Himmel, el sótano se convierte en el lugar para la creatividad mientras Liesel escribe la historia de su vida, así como lo hizo Max cuando escribió El árbol de las palabras (The Word Shaker).

Pues bien, los sótanos se encuentran debajo de las casas, ¿verdad? Se cree que la creatividad y la expresión artísticas vienen del subconsciente; es decir, del lugar que yace por debajo de la superficie de nuestros pensamientos. Además del uso práctico que Zusak le da a los sótanos en la historia, el autor parece utilizar también su sentido simbólico. Los sótanos sirven para configurar el tono de la historia, pero también sirven para destacar la creatividad de personajes como Liesel y Max. Aquí también observamos una ironía amarga. Liesel y Max son personas creativas y afectuosas, a pesar de las circunstancias, no como consecuencia de estas. No necesitan estar encerrados en un sótano para realizar trabajos creativos. Al mismo tiempo, el profundo sufrimiento que los aqueja y el conocimiento de que su vida puede terminar en cualquier momento le agrega urgencia y poder a su trabajo. Podemos celebrar eso y reconocer que sería mejor si no se encontraran en esa posición.

× Close Ad

This is a premium product

Tired of ads?

Join today and never see them again.

Please Wait...