Guía de estudio

Los viajes de Gulliver Glubbdubdrib

De Jonathan Swift

Gulliver no puede encontrar de inmediato un barco que lo lleve de Balnibarbi a la isla de Luggnagg. Pero tiene suerte: entabla amistad con dos personas fortuitas (cuyos nombres ni siquiera llegamos a saber) en la ciudad portuaria de Maldonada. Se ofrecen a acompañarlo a una isla cercana para hacer turismo de calidad. Esta isla se llama Glubbdubdrib y es una especie de isla secreta.

Los Glubbdubdribianos son una raza de magos. La isla tiene un gobernador que resucita a los muertos por un periodo de 24 horas (como fantasmas, no zombis). Existe otro extraño límite a sus poderes. El gobernador puede resucitar a una persona cada tres meses, de tal modo que no puede resucitar al mismo tipo todos los días. ¿Tal vez porque sería un fastidio para el muerto tener que salir de ultratumba a cada rato? No lo sabemos.

Gulliver se hace amigo del gobernador, que a su vez ofrece resucitar a cualquier persona que haya muerto y que Gulliver quiera conocer, pero sólo si Gulliver limita a sus preguntas al periodo en el que la persona se encontraba viva. Gulliver está muy entusiasmado.

El primer día, Gulliver llama a varios héroes famosos: Alejandro Magno, quien conquistó toda Grecia y Persia (ahora conocida como Irán); Aníbal, el general de África del Norte que peleó con los antiguos romanos cruzando Los Alpes hasta llegar al norte de Italia; Julio César, el primer emperador romano y su gran rival, Pompeyo Magno; y Marcus Iunius Brutus, quien asesinó a César en un intento por impedir que la república romana se convirtiera en una monarquía hereditaria.

Aprendemos un par de cosas a partir de este primer día:

    1. Los héroes no son como nos han contado. Gulliver descubre que muchas historias famosas acerca de Alejandro y Aníbal no son verdad. Revela que Alejandro no murió a causa de la fiebre. Murió por beber demasiado. Y Aníbal nunca rompió las rocas que le impedían llegar a Los Alpes con vinagre. Esto introduce uno de los temas esenciales en esta sección de la novela: que la historia en sí no es más que una sarta de mentiras.

 

  1. También descubrimos que Gulliver admira mucho a los tiranicidas, hombres que matan o asesinan a líderes duros y explotadores en nombre de la libertad. Así que cuando habla con Julio César, el fundador de la sucesión de emperadores más famosa de Roma, incluso Julio admite que nada de lo que hizo fue mejor o más valiente que lo que Brutus le hizo a él cuando lo asesinó. Tomando en cuenta la terrible opinión de Swift acerca de Jorge I, ¿no te suena como a que está sugiriendo o insinuando que alguien debería matar al rey? Quizás nada tan extremo, pero queda claro que Gulliver no tiene una opinión muy positiva de lo que el poder hace a los hombres con demasiada autoridad.

La marcha de la historia

De cualquier manera, tal y como lo hemos dicho hasta ahora, el enfoque principal de la sátira en el viaje de Gulliver a Glubbdubdrib es mostrarnos dos cosas: (1) la historia miente, y (2) la gente que mata a los tiranos en nombre de la libertad es buena. Gulliver también separa un día para hablar con hombres inteligentes famosos, y este es el día en el que aprendemos dos enseñanzas más: (3) la gente que escribe críticas es en su mayoría tonta, y (4) todo, por todas partes está empeorando cada día más.

Primero, habla con dos escritores muy famosos: Homero (autor de la Odisea) y Aristóteles (un filósofo mejor conocido por escribir acerca de la ética, el libre albedrío y la retórica).

Gulliver critica a la gente que se la pasa comentando acerca de la literatura de otras personas. (¡Epa! ¡Eso es lo que hacemos aquí en Shmoop! Lo sentimos, Swift, pero lo consideramos un servicio público). Dice que ni Homero ni Aristóteles conocen a aquellos que se volvieron famosos por hablar de ellos: en el caso de Homero, Eustacio y Didimus, y en el caso de Aristóteles, Juan Duns Scoto y Ramus, también conocido como Pierre de la Ramée. Lo que Gulliver quiere decir es que uno debe volverse famoso por escribir su propia excelente literatura y modelos éticos propios y no por hablar sin parar de la literatura de otros. Bastante similar a la idea de la Gran Academia de los arbitristas, Gulliver otra vez está atacando a la introspección excesiva y a aprender por aprender. En lugar de un análisis interminable acerca de lo que otras personas han dicho, prefiere el aprendizaje útil: ciencias aplicadas y filosofía práctica, que reflexiona sobre lo que está bien y lo que está mal.

En cuanto al cuarto punto, que todo, por todas partes está empeorando día con día, Gulliver empieza con algunos pensadores famosos: Pierre Gassendi y René Descartes. Gassendi fue un filósofo material y también, como lo menciona Gulliver, seguidor del pensador griego Epicurus, que creía que todo acerca de lo que pensábamos proviene de nuestras experiencias personales directas. Por otra parte, Descartes escribió la famosa frase, "Pienso, luego existo", que quiere decir que los sentidos mienten y que de lo único que podemos estar seguros es de nuestro intelecto.

Tanto Gassendi como Descartes fueron famosos por sus disputas sobre la naturaleza de la física y la mente. Como dice Gulliver, sus pensamientos acerca del movimiento "estaban igualmente desacreditados" (3.8.2). En otras palabras, a pesar de toda su filosofía, ninguno de ellos estaba por completo en lo cierto en sus análisis. Pero cuando Gulliver dice a ambos hombres que sus ideas están un tanto pasadas de moda, cada hombre reflexiona que así es el mundo. Cada nueva era va a tener una explicación popular de cómo funciona el mundo, pero ninguna va a durar para siempre. Así pues, ambos hombres admiten que todo muere, incluso las ideas.

Lo que empieza a preocupar a Gulliver no es tanto que las ideas mueran, sino que no parece que sean reemplazadas por nada genial en particular hoy en día. Gulliver se va de la Roma antigua a las modernas casas reales de Europa. Lo que encuentra entre estas casas reales le causa repugnancia. Ve a muchos de los llamados "reyes" que son en realidad hijos de músicos ambulantes, sacerdotes, barberos (es decir, gente de clase baja). Y es incluso peor entre las familias nobles en las cuales los hombres se casan con mujeres de clase baja, mujeres por las que sienten desprecio, solamente por su dinero. En la mente de Gulliver, estos tipos de matrimonios y relaciones entre clases diferentes empiezan a deteriorar la grandeza de la aristocracia europea. La nobleza se está volviendo cada vez más tonta, más codiciosa y más grosera. ¡No sorprende el hecho de que la política inglesa sea tan corrupta!

Esto nos lleva de regreso a la primera enseñanza: la que dice que los historiadores mienten. Gulliver afirma que lo que esconde este deterioro en la calidad de los seres humanos son los "escritores prostituidos " (3.8.5) quienes escriben historias falsas por dinero. En otras palabras, venden su escritura y sus reputaciones al mejor postor. Durante los últimos cien años, despotrica Gulliver, estos llamados "historiadores" han estado afirmando que los hombres que son en realidad cobardes son valientes, que los tontos son honestos y que los mentirosos dicen la verdad. También han estado manchando las reputaciones de gente que es en verdad buena, permitiendo que individuos inocentes y talentosos sean condenados a muerte o a ser olvidados u odiados en la posteridad. El peligro del lenguaje escrito es que puede alterar la historia para beneficio de los que pagan por ello. Para mayor información al respecto, lee nuestra sección de "Mentiras y engaños" y "Literatura y escritura".

Otros hombres famosos

Además de Alejandro Magno, Aníbal, Julio César, Brutus, Pompeyo Magno, Pierre Gassendi y René Descartes, Gulliver también conversa con algunas otras personas en este capítulo. Solamente para tu información, menciona a:

  1. Entre los "antecesores [de Bruto], Junius" (3.7.10). Lucio Junio Bruto dirigió el levantamiento en contra del último rey romano para fundar la república romana. Claro está, a Gulliver este tipo le cae bien porque terminó con el reino del último Tarquín, la famosísima línea de reyes de roma.
  2. Sócrates fue un famoso (quizás el más famoso) filósofo griego. Creía en la importancia de la educación ética para los jóvenes.
  3. Epaminondas fue un general de Helénica (es decir, con influencia griega) ciudad-estado egipcia de Tebas. Hizo varias campañas en contra de los espartanos, y al final fue exitoso en romper el control militar que ejercían sobre las ciudades-estado griegas.
  4. Catón el joven fue un filósofo romano y enemigo de Julio César que se hizo famoso por sus cruzadas en contra de la corrupción en los cargos públicos romanos.
  5. Ahora, Tomás Moro sí que es interesante. Recuerda que Jonathan Swift era un sacerdote anglicano, lo que significa que era un representante oficial de la iglesia de Inglaterra. Pero lo que hizo a Tomás Moro famoso (aparte de su conocida sátira/fantasía Utopía) fue su firme posición en contra de la decisión del rey Henrique VIII de romper con la iglesia católica. Moro rechazaba la idea de permitir que se fundara una nueva denominación de cristiandad con el rey inglés a la cabeza. Swift admira a Moro aunque éste se haya levantado en contra de la iglesia anglicana que Swift representa. Esto es del todo consistente con la manera en la que Gulliver le resta importancia a las ideas políticas de católicos contra protestantes en la sátira de los capítulos de Liliput sobre la controversia entre los anchoextremistas y los estrechoextremistas. Cualquier cosa que cause división, ya sea la religión, la política o lo que se te venga a la cabeza, se convierte en sátira en Los viajes de Gulliver.
  6. Aquí se incluye una pequeña broma acerca de "los cocineros de Heliogábalo" (3.8.3). Heliogábalo era un emperador romano famoso por su amor al lujo, por lo que su comida habría sido muy buena. Por supuesto, también se le conoce como uno de los peores tiranos de la historia romana, así que también está ese detalle (fuente).
  7. Luego viene otra bromita acerca de lo mal cocinero que era un ilota de Agesilao (3.8.3). Agesilao era un líder de la ciudad-estado griega, Esparta, cuando fueron a una terrible misión en contra de los persas (lo que ahora se conoce como Irán) (fuente). En lo que se refiere a los "ilotas", los ilotas eran una especie de esclavos griegos propiedad de Esparta y a menudo empleados en las guerras espartanas. Los espartanos eran famosos por su oposición al lujo. De esta manera, en teoría, toda comida cocinada por un esclavo de Esparta estaría muy lejos de ser deliciosa, lo cual parece un tanto exagerado para ser una broma, pero eso es lo que se nos ocurrió.
× Close Ad

This is a premium product

Tired of ads?

Join today and never see them again.

Please Wait...