Guía de estudio

Los viajes de Gulliver Los liliputienses

De Jonathan Swift

Los liliputienses viven en la primera isla que Gulliver visita. Tienen más o menos seis pulgadas de altura y edificaciones, árboles y caballos en proporción. A los liliputienses los rige un emperador que nombra a sus altos funcionarios según su destreza en el baile de cuerda, no por sus verdaderas habilidades. En otras palabras, no son gobernados siguiendo principios racionales. Los miembros de la corte de Liliput parecen pasar el tiempo conspirando contra ellos mismos. Por desgracia, Gulliver es uno de los objetivos principales de estas conspiraciones. Su enorme tamaño hace que al emperador le resulte tanto caro como peligroso de mantener, así que por más que haya sido útil para ganar la guerra de Liliput contra Blefuscu, Gulliver al final tiene que huir del país para evitar que le saquen los ojos.

Gulliver como liliputiense

Gulliver es enorme y los liliputienses son diminutos, así que es obvio que Gulliver no es un verdadero liliputiense. Sin embargo, hay muestras de que Gulliver tiene más en común con los liliputienses de lo que quiere admitir. Gulliver hace comentarios acerca de sus grandiosas habilidades mecánicas: "han llegado a una gran perfección en las artes mecánicas" (1.1.8). Muchas de las máquinas que han construido son parte de su arsenal de armas.

En lo que respecta a Gulliver, además de ser bastante flexible en cuanto a la clase y los idiomas, también tiene una "idea para las artes mecánicas" (1.6.19). Le ofrece esta habilidad al rey de Brobdingnag al fabricar pólvora, pero este la rechaza. Este tipo de habilidad mecánica práctica es (a) mejor que la de los laputienses, pero (b) menospreciada por los magníficos, hermosos y racionales caballos de los houyhnhnms. Pese su tamaño gigantesco, la mente de Gulliver funciona de manera mecánica y con fines de obtener ganancias, como la de un liliputiense, pero sólo se da cuenta de esto al estar ante los hombres de Brobdingnag y los caballos de los houyhnhnms.

Los tacones altos y los tacones bajos

Si Gulliver, un inglés, se parece a los liliputienses, es lógico que el lugar de donde proviene, Inglaterra, se parezca mucho a Liliput. Swift hace que Inglaterra sea diminuta para introducir una nueva perspectiva hacia su política y partidismo en los capítulos de Liliput en Los viajes de Gulliver.

Un ejemplo de esta nueva forma de ver la política inglesa son las grandes diferencias entre los tacones altos y los tacones bajos. En Liliput, la afiliación política se divide entre los hombres que llevan tacones altos y los que llevan tacones bajos. Los de tacones altos, también conocidos como Tramecksan, apoyan a la constitución de Liliput y al emperador. Sin embargo, los tacones bajos, o Slamecksan, están en el poder. El emperador sólo pone tacones bajos en los altos puestos del gobierno, sin tomar en cuenta las habilidades o cualificaciones de los tacones altos. Y el hijo del emperador es incluso más difícil de clasificar: usa un tacón alto y uno bajo, así que nadie sabe cuál es su postura.

En otras palabras, se refiere a los conservadores y a los liberales, los partidos políticos prominentes a inicios del siglo dieciocho en Inglaterra. (Fuente: Robert Greenberg, Editor, Los viajes de Gulliver. Nueva York: Norton, 1961, 30). Los Tories eran los conservadores que apoyaban la consolidación de la autoridad real y la restricción del poder del Parlamento inglés (que es algo así como el Senado norteamericano). Los Whigs eran más o menos liberales y querían que el Parlamento tuviera más poder.

Luego de la Revolución Gloriosa de Inglaterra en 1689 (lee el "Análisis detallado" del Capítulo 5 en la Cuarta Parte para mayor información), durante la cual el Parlamento nombró a un nuevo rey, los liberales se encontraban en un momento de verdadera bonanza. Y les fue todavía mejor cuando Jorge I ascendió al trono luego de la muerte de la reina Ana. Jorge apoyaba a los liberales y su Parlamento tenía la mayoría de los mismos. ¿Te suena familiar? Sí, los whig eran como los tacones bajos: los únicos hombres que tenían poder en el gobierno de Liliput. Y tal como te lo puedes imaginar por el sabor amargo de esta sección en el libro, Swift era conservador (o en idioma liliputiense, un tacón alto). Tuvo que regresar de Inglaterra a Irlanda una vez que Jorge I llegó al poder (fuente).

La frivolidad de la naturaleza de esta división, zapatos de tacón alto versus zapatos de tacón bajo, enfatiza algo en lo que el emperador no está pensando: la verdadera capacidad. De hecho, Gulliver afirma que los liliputienses prefieren escoger a tontos para puestos del gobierno que a hombres inteligentes porque quieren evitar la corrupción. Su lógica es que hace menos daño que los hombres del gobierno cometan errores por pura estupidez que por sobornos y favoritismo. Por supuesto, la suposición detrás de esta idea es que los mismos errores han de cometerse de cualquier manera. Va una idea descabellada para los liliputienses: ¿por qué no nombran a un funcionario que sea inteligente y a la vez bueno?

Los anchoextremistas, los estrechoextremistas y Blefuscu

Igual de superficial es la diferencia entre los anchoextremistas y los angostoextremistas. Cuenta la historia que, al parecer, cuando el abuelo del emperador era niño se cortó al partir un huevo cocido cascándolo por su extremo más ancho. Luego de este accidente, el bisabuelo del emperador actual impuso una ley: no se cascarán los huevos por el extremo más ancho. Ahora, toda la isla de Liluput sólo podía partir los huevos desde el extremo estrecho. Este cambio enfurece a algunos liliputienses, quienes se rebelan y huyen a la isla vecina de gente diminuta, Blefuscu, un refugio para los anchoextremistas.

El motivo de disputa entre los estrechoextremistas y los anchoextremistas es una alegoría de las largas (largas) guerras entre protestantes (estrechoextremista) y católicos (anchoextremistas) en Inglaterra. Durante la vida de Jonathan Swift, las batallas entre católicos y protestantes dieron, como mínimo, un poco del combustible que necesitaban la Revolución Gloriosa, los levantamientos jacobitas escoceses y la Guerra de Sucesión Española entre Inglaterra, Francia, Austria y España. Las acusaciones que Liliput hace en contra de la isla vecina al otro lado del canal, de que albergan a los anchoextremistas exiliados y conspiran en contra de Liliput, es una referencia a los franceses que albergaron católicos exiliados luego de que Enrique VIII se separara de Roma para formar la iglesia anglicana (Fuente: Robert Greenberg, Editor, Los viajes de Gulliver. Nueva York: Norton, 1961, 31).

El mismo Swift era un prominente ministro irlandés anglicano que creía con firmeza en la iglesia nacional. Sin embargo, a pesar de sus propias opiniones religiosas, Swift estaba claramente en contra del uso de las diferencias de opinión ya sean religiosas (anchoextremistas vs. estrechoextremistas) o políticas (tacones altos vs. tacones bajos) como pretexto para la guerra. También critica el usar estas diferencias como excusas para perseguir a servidores públicos honestos y nobles. Este es un tema que se repite en toda la obra de Los viajes de Gulliver. Para ver más ejemplos, lee sobre el señor Munodi en la Tercera Parte y en la discusión de Gulliver acerca de la guerra con el caballo amo en la Cuarta Parte.

(Sin embargo, quisiéramos señalar que aunque a Swift no parece gustarle mucho la guerra religiosa, no deja de pensar que los estados deben tener una religión. Para mayor información acerca de esta idea, lee "¿Por qué parece que a Swift no le caen muy bien los holandeses?" en nuestro "Análisis del personaje" de Japón).

Modales cortesanos

¿Recuerdas que un poco antes mencionamos que los altos cargos en el gobierno liliputiense pertenecían a los que ganaban la competencia del baile de cuerda? El juego tiene dos significados. Primero, este juego indica que estar en la corte significa ni más ni menos que bailar al son de las personas de más jerarquía que tú. Se trata de impresionar al jefe mayor y no tanto de hacer contribuciones sustanciales a lo que sea. Segundo, estar en la corte es peligroso: estas cuerdas están a un pie de altura; es decir, podrían resultar letales para los diminutos liliputienses. Tal y como Gulliver descubre cuando recibe los artículos de acusación escritos por Skyresh Bolgolam, el depender de los favores de un solo hombre poderoso como el emperador puede resultar en la ruina de gente inocente. La diferencia es que estas caídas son un poco más literales en Liliput. (Hay algunos ejemplos bastante esclarecedores de los buenos modales en Luggnagg. Lee el "Análisis del personaje" para mayor información).

× Close Ad