Guía de estudio

Jane Eyre Hielo

De Charlotte Brontë

Si has leído Juego de tronos alguna vez, sabe que donde hay fuego, ¡también hay hielo! (También lo puedes saber a partir de Frankenstein).

De cualquier forma, Jane no solamente toma especial interés en las imágenes de aves en paisajes del ártico cuando lee La historia de los pájaros ingleses de Bewick (¡qué sueño!) de niña, sino que de adulta ella también pinta un paisaje de fantasía lleno de hielo y nieve que parece tener un significado especial para ella.

Cuando decide que tiene que dejar a Rochester, ella se dice a si misma que "debe ser hielo y roca para él" en lugar de dejar que sepa que ella también siente pasión por él. Claro, el personaje más frío no es Jane misma sino st. John Rivers, quien es un "hielo de reservado" y dice que "no existe fervor que lo infecte". (Luego, Jane le dice a Rochester que st. John es "tan frío como un témpano de hielo.")

La fascinación por el hielo de Jane parece ser el resultado de su naturaleza impetuosa: ella misma parece ser fría, pero es en realidad increíblemente ardiente y apasionada y se molesta mucho por la injusticia. Como resultado, está fascinada por todas las cosas congeladas y heladas porque ella no puede ser así. Su único intento de comportamiento de hielo, el rechazo de Rochester, tiene como consecuencia el conocer a st. John, quien le muestra lo poco deseable que realmente es tener un comportamiento frío con el mundo. De hecho, la falta de pasión de st. John parece ser casi inmoral.

 
× Close Ad