Guía de estudio

Una paz solo nuestra Deportes, juegos y la guerra

De John Knowles

Una paz solo nuestra dedica mucho tiempo a hablar de la guerra, y lo mismo a hablar de deportes. Al principio estos parecen dos aspectos del todo distintos. Los deportes son, según los ve Finny, "buenos en esencia", mientras que la guerra es destructiva y, como dice Gene, causada por una parte ignorante del corazón humano".

Claro, el giro está en que, al menos para los jóvenes de Devon, la guerra comparte extraños paralelos con los deportes. Su entusiasmo por alistarse indica el entendimiento equivocado de que la guerra es el deporte máximo. Phineas, el maestro de todos los deportes, se siente devastado cuando descubre que no puede formar parte de la diversión. Desde luego, la novela sostiene que la guerra es solo mala, a diferencia de los deportes, que son solo buenos y divertidos.

Cuando miras más de cerca, ves que la idea de los deportes brota por todas partes en Devon, desde el inocente juego de pelota de Finny hasta la rivalidad que establece Gene entre él y Finny; una rivalidad que resulta mortal. A medida que la paz abandona a Devon, cuando los muchachos pasan de la juventud a la madurez, la forma "solo buena" que tuvieron los deportes, se desvirtúa y adquiere rasgos de guerra. El mejor ejemplo es la obsesión de Leper con el esquí. Cuando en otro momento fue una actividad solitaria y reflexiva de las tardes, el esquí se transforma en un instrumento de guerra. También está la idea de las Olimpiadas; Finny intenta usar el deporte para compensar la imposibilidad de participar en la guerra. Y no olvides el incidente del árbol: una perversión devastadora, belicosa, de lo que fue un deporte solo bueno en el que se saltaba de un árbol.

 
× Close Ad