Guía de estudio

Grandes esperanzas

De Charles Dickens

En pocas palabras

Una tarde fría y nublada, un niño pequeño conoce a un prófugo criminal en los pantanos cerca de la costa de Inglaterra. No. No es el principio de un drama criminal de TV (aunque podría serlo). Es el principio de una de las novelas más famosas de Charles DickensGrandes esperanzas.

La historia del joven herrero Pip y sus dos sueños: convertirse en un caballero y casarse con la hermosa Estella. Grandes esperanzas fue serializada desde el 1 de diciembre de 1860 hasta el 3 de agosto de 1861. Con dos capítulos cada semana, Grandes esperanzas (y otras novelas serializadas similares) llegó a estar tan cerca como la Inglaterra victoriana a Breaking Bad o Mad Men. La gente esperaba ansiosa cada semana la llegada del nuevo "episodio" a los quioscos y los estantes —y puedes ver por qué. Dickens fue un maestro de la novela serializada, escribiendo segmentos llenos de suspenso y tensión, al mismo tiempo que permanecía fiel al argumento de la historia de la novela. Sus historias tenían sentido tanto en piezas separadas como en un todo cohesivo, lo cual no es una tarea fácil. (Tan solo pregúntale a J. J. Adams.)

Cuando Grandes esperanzas comenzó a publicarse, Charles Dickens ya era famoso a nivel mundial, pero su revista All the Year Round estaba teniendo dificultades. Entonces, se le ocurrió un plan: en lugar de salvar la historia que había escrito para una publicación mejor y que le pagara más dinero, decidió publicarla en su propia revista.

La novela fue un gran éxito. Como la mayoría de las obras de Dickens, trataba asuntos contemporáneos de justicia social y desigualdad. Mientras Inglaterra crecía en riqueza y poder en la era del colonialismo y la Revolución Industrial, Dickens veía la injusticia descontrolada que existía entre las clase trabajadora y la clase baja. Documentó la parte más desfavorecida de Gran Bretaña y exploró la lucha por la supervivencia en tiempos de tal riqueza.

Pero no todo es pesimismo y tristeza. (Lo prometemos.) Seguro, hay corazones rotos, vistazos al oscuro submundo criminal de Londres y suficiente abuso infantil como para hacer que llames a los servicios de protección. Al mismo tiempo, está llena de hilarantes personajes y breves escenas de la vida que, al igual que cualquier serie de TV serializada, harán que regreses por más.

¿Y a mí qué?

Citas cursis: los profesores decoran sus paredes con ellas, Hallmark llena los pasillos de las tarjetas de saludos con ellas y los entrenadores de fútbol americano dan discursos estimulantes llenos de ellas. Las citas cursis están por todos lados. Y nos encantan. ¿Cómo puedes detestar una cita que te dice "trata de llegar a la luna porque puedes terminar entre las estrellas"? Puedes detestar el léxico (y el entendimiento básico de astronomía), pero no puedes detestar el mensaje. Como seres humanos, hemos sido creados para soñar, tener esperanza e imaginar.

Y, como seres humanos, estamos destinados al fracaso.

Grandes esperanzas nos muestra algo que los carteles motivacionales nunca hacen: tratar de llegar a la luna pude ser peligroso. Te despiden de tu primer trabajo; tienes que mudarte nuevamente con tus padres; la persona de la que estás enamorado se casa con el peor hombre del mundo. Conoces este sentimiento o, lo sentimos, lo vas a conocer. Es lo que cada ser humano adulto tiene en común, seas una dama adinerada, un criminal o el hijo de un herrero. Y eso es lo que importa.

Frase Clave

× Close Ad

This is a premium product

Tired of ads?

Join today and never see them again.

Please Wait...