Guía de estudio

Grandes esperanzas El jardín de la señorita Havisham

De Charles Dickens

La señorita Havisham no tiene exactamente mano para la jardinería porque su jardín es, bueno, un verdadero desorden. Está invadido de maleza y demasiado crecido con mala hierba toda enredada (8.98), es deprimente (11.4) y una verdadera selva (11.105). Pero para Pip, es el paraíso. Cuando camina por el jardín en ruinas con Estella, todo florece (29.77).

Por otro lado, el jardín en ruinas simboliza la ruina de la vida de la señorita Havisham. En lugar de estar, tú sabes, fértil y en flor, ella se deja marchitar en un traje de boda harapiento. (Horrible. Lo sentimos). Destruye todo lo que toca, prácticamente arruinando la vida de Pip y definitivamente arruinando la de Estella, dependiendo del final que leas. Así que definitivamente podrías considerar al jardín como símbolo de la pérdida de la inocencia o una inocencia arruinada que, en realidad, nunca existió.

Al mismo tiempo, simboliza la riqueza y el privilegio del que goza la clase alta, la cual está en decadencia y podrida. No es coincidencia que al final la tierra se venda y se divida para construir lo que supuestamente sería una ciudad dormitorio para la clase media de Londres.

× Close Ad