Guía de estudio

Grandes esperanzas El tiempo y los relojes

De Charles Dickens

Crecer puede ser difícil, pero es mucho más fácil que la alternativa: pudrirse lentamente en una habitación llena de relojes parados. Mucho más obvio es que estos relojes parados simbolizan el rechazo de la señorita Havisham a madurar y seguir adelante. Veamos cómo Pip ve el tiempo pasar en la casa de la señorita Havisham:

So unchanging was the dull old house, the yellow light in the darkened room, the faded spectre in the chair by the dressing-table glass, that I felt as if the stopping of the clocks had stopped Time in that mysterious place, and, while I and everything else outside it grew older, it stood still. (17.2)

Y, en realidad, eso es exactamente lo que sucede. La señorita Havisham deja por completo de darse cuenta del paso del tiempo —pero ella tampoco se sorprende de que eso suceda. "¿Así que han pasado los días?", dice (11.46). El tiempo es algo que otra gente siente, pero no ella. Puede que Pip haya tenido una adolescencia difícil, pero es mejor que detener relojes.

× Close Ad

This is a premium product

Tired of ads?

Join today and never see them again.

Please Wait...